top of page

¿Por qué se prohíbe a los cristianos ortodoxos rezar con los heterodoxos?

Por el Padre Mikhail Baleka & Traducido por Daniel Trueba

 

Como cristianos ortodoxos que vivimos en Occidente, tenemos un desafío único en los panoramas religiosos multiculturales y pluralistas de los países occidentales, en los que no sólo nos encontramos con diferentes religiones alejadas de cualquier cosa remotamente cristiana, sino también con las diversas confesiones de fe heterodoxas que han surgido desde la apostasía en el siglo XI del Papa en Roma de la Iglesia de Cristo.

El Patriarca Ecuménico Bartolomé, el Patriarca Teodoro con el Papa Francisco rezando juntos violando el canon XXXIII de Laodicea.

El mar de confesiones heterodoxas divididas y en competencia ha sido terreno fértil en los siglos XX y XXI para que florezca la panherejía del ecumenismo, y vemos en las redes sociales publicaciones de jerarcas no sólo rezando informalmente con quienes están fuera de la comunión con la Iglesia, sino incluso algunos concelebrando con ellos (sin comulgar públicamente). Este no es un problema que se limite sólo a la jerarquía, sino que los laicos, especialmente los conversos, se enfrentan a él. ¿Qué debe hacer una persona ortodoxa cuando su familia puede seguir siendo protestante o católica romana? Aquí en Canadá, el fin de semana de Acción de Gracias ya ha pasado, pero para nuestros hermanos y hermanas de Estados Unidos, ese momento se acerca a finales de mes. Inevitablemente, cuando se trata de reunirse en familia y compartir una comida, sin duda surgirá para algunos la cuestión de la oración con los heterodoxos.


En primer lugar, veamos lo que la Iglesia estipula sobre este asunto:

El canon XXXII del concilio de Laodicea establece: "Que no hay que aceptar las bendiciones de los herejes, que son desgracias más que bendiciones". [1]
El canon XXXIII del concilio de Laodicea establece: "Nadie debe unirse en oraciones con herejes o cismáticos". [2]
El canon X de los Santos Apóstoles establece: "Si alguien reza, incluso en una casa privada, con un excomulgado, que también sea excomulgado." [3]
Nota: Lo que se entiende por "excomulgado" es cualquier persona a la que se le prohíbe comulgar, no sólo los que solían estar en comunión.
El canon XLV de los Santos Apóstoles dice: "Que cualquier obispo, o presbítero, o diácono que simplemente se una en oración con los herejes sea suspendido, pero si les ha permitido realizar algún servicio como clérigos, que sea depuesto." [4]
El canon LXV de los Santos Apóstoles establece: "Si algún clérigo, o laico, entra en una sinagoga de judíos, o de herejes, para orar, que sea depuesto y excomulgado". [5]

Al leer estos cánones de los Santos Apóstoles y de los Padres de la Iglesia, queda claro que la oración con cualquier persona ajena al Cuerpo de Cristo está prohibida. Esto, por supuesto, no significa que evitemos o rechacemos a nuestros parientes que no son ortodoxos, pero tampoco debemos transigir.


Los Santos Padres, en su sabiduría, nos han dado los Santos Cánones y cortan a los herejes porque la herejía es una peligrosa enfermedad espiritual que separa a uno de Dios. Muchos piensan que esto suena duro o falto de amor. Esto no podría estar más lejos de la verdad, ya que es por amor a la Iglesia -al Señor y a su rebaño- y a los propios heterodoxos por lo que los Santos Padres nos guían fuera de la oración común. También es por amor a los heterodoxos, pues esto les daría la idea o la impresión equivocada de que ya estamos unidos, lo que les cimentaría en su separación. En su discurso de despedida en el libro de los Hechos, San Pablo dijo: "Porque sé que después de mi partida entrarán entre vosotros lobos salvajes que no perdonarán al rebaño. Además, de entre vosotros se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras de sí". (Hechos 20:29-30)

El Patriarca Kirill del Patriarcado de Moscú entabla un diálogo ecuménico con los monofisitas.

En sus consejos espirituales, San Paisios el Atonita afirma: "Los Santos Padres tenían razón al prohibir las relaciones con los herejes. Hoy escuchamos: 'Debemos rezar juntos, no sólo con el hereje, sino también con el budista, el adorador del fuego, incluso el adorador del demonio. Es importante que los ortodoxos participen en las conferencias y estén presentes en sus sesiones de oración'". [6] De hecho, oímos este tipo de discurso de los poco catequizados, de ciertos jerarcas o de aquellos que se preocupan más por "no ofender a los demás", con poco o ningún temor a ofender a Dios. Siguiendo con la cita anterior, San Paisios se pregunta con razón: "¿De qué clase de presencia hablan? Intentan resolverlo todo con la lógica y acaban justificando lo injustificable"[7].


Para subrayar aún más los peligros de rezar con los heterodoxos, voy a contar una historia que me contó una vez una buena Matushka (que permanecerá sin nombre). Esta Matushka conocía a una mujer especializada en lenguas antiguas. En concreto, la mujer estudiaba un antiguo dialecto del japonés que se extinguió hace milenios. Un domingo, ella y su marido buscaban una iglesia a la que asistir, y se decidieron por una iglesia pentecostal que estaba cerca. Un domingo, ella y su marido estaban buscando una iglesia a la que asistir, y se decidieron por una iglesia pentecostal cercana. A medida que avanzaba el servicio y los pentecostales empezaban a ponerse frenéticos, comenzaron a gritar en "lenguas". Creen que el Espíritu Santo toma el control y que hablan un "lenguaje celestial", a menudo sin entender lo que dicen. Muchas veces, es un simple engaño, pero ocasionalmente, de hecho, hablan otro idioma. Sin embargo, no es el Espíritu Santo sino otro espíritu el que dirige su discurso.


Cuando comenzaron a gritar, la cara de la mujer se puso pálida y agarró a su marido por el brazo, diciendo que tenían que salir inmediatamente. Una vez fuera le explicó que las personas que estaban dentro sí hablaban una lengua, y resultaba ser la que ella estudiaba. Sin embargo, le contó que los fieles no glorificaban a Dios, sino que proferían blasfemias y gritaban improperios contra Dios.


En este relato podemos ver el peligro muy real de participar en estos servicios de oración. Cuando participamos en ritos (incluyendo algo tan aparentemente inocente como un servicio de oración), nos exponemos a lo demoníaco. Tal vez, para muchos, la mayor tentación es querer adoptar la postura de que el "amor" debe superar la importancia de los cánones y la orientación de los Santos Padres. Puede ser tentador para algunos dejarse llevar por la visión de individuos de confesiones heterodoxas que son virtuosos en su conducta o celosos en cuanto a la aplicación de su secta particular.


El daño que se hace al ser persuadido de unirse en oración con los heterodoxos, especialmente si uno se encuentra en una situación en la que su cónyuge o su familia inmediata están todavía fuera de la Iglesia, es que puede transmitir un mensaje diferente al que uno pretende. Precisamente por eso se prohíbe, porque socava la salvación, a la que sirve todo en la Iglesia. Comunica la falsa noción de que:


A. No hay diferencias, o al menos no hay diferencias significativas.


B. Les está dando la afirmación de que sus creencias son correctas, o que todo es simplemente "relativo" o peor, que de alguna manera, somos parte del mismo cuerpo en una "iglesia invisible."


La verdad del asunto es que aparte de la creencia en el Verbo encarnado, el cielo, el infierno y los libros acordados del Nuevo Testamento - su comprensión de lo que es la oración y lo que la oración logra, así como la forma en que se logra no es simplemente diferente, sino también errónea. En pocas palabras, los ortodoxos tenemos la verdad y debemos protegerla. El peligro de los herejes es que alteran las palabras de la revelación; envenenan a los cristianos mezclando sus ideas y falsas doctrinas con elementos de la verdad para hacerla más agradable[8]. [8] La herejía es afín al ateísmo porque no comunica la creencia correcta en Dios tal como ha sido revelado a los Profetas, Apóstoles y Padres, y por eso enseña la creencia en un Dios inexistente. [9] La Verdad se identifica con la Iglesia, y quienes se apartan de ella y no reciben la Revelación no tienen la Verdad. [10] No sólo somos ortodoxos cuando estamos en la Iglesia; somos cristianos ortodoxos todos los días y en cada parte de nuestra vida, teniendo en cuenta que confesamos el Dogma de la Iglesia (Una, Santa, Católica y Apostólica), y que la Verdad es la Iglesia.

El Patriarca Bartolomé, el Patriarca Teodoro, el Papa Francisco y los monofisitas en un acto de oración conjunto

Entonces, ¿qué debemos hacer los ortodoxos si nuestros amigos y familiares (extensos o inmediatos) nos piden que asistamos a una "misa" o a un servicio protestante de cualquier tipo? La respuesta, como siempre, se encuentra en la vida de los santos y en su ejemplo. Nos resulta especialmente útil fijarnos en los santos contemporáneos, ya que hablan de los problemas a los que nos enfrentamos hoy. Como dijo San Paisios, "La verdad no se negocia. La Verdad es Cristo". [11] Luchó contra el ecumenismo, aunque fue amable, y fue inflexible como deberíamos ser nosotros. La respuesta a cómo debemos responder se encuentra en lo que dijo en el relato de su vida: "No es necesario que digamos a los cristianos que no son ortodoxos que van a ir al infierno o que son anticristos; pero tampoco debemos decirles que se salvarán, porque eso es darles una falsa seguridad, y seremos juzgados por ello. Tenemos que darles una buena intranquilidad: tenemos que decirles que están en el error"[12] Esto es lo que debemos hacer: darles una "buena intranquilidad".


Lo hacemos a través de nuestras acciones, por la forma en que vivimos la Fe. Seamos caritativamente intransigentes y cuando surja el asunto de la oración con los heterodoxos, por amor, excusémonos cortésmente o, si estamos en nuestro lugar y no será visto como oración común, tomemos la iniciativa de decir la oración. Una vez más, siempre es mejor inculcar esa "buena inquietud", y si nos encontramos en una situación difícil en la que deseamos transmitir respeto a nuestros seres queridos, podemos evitar participar en la oración sin ira ni desprecio. De este modo podemos ejemplificar la forma correcta de orar y, si Dios quiere, veremos aumentar el rebaño de Cristo.


 

Referencias


[1] Concilio de Laodicea, "Los cánones del Sínodo celebrado en la ciudad de Laodicea en Frigia Pacatiana en el que se reunieron muchos padres beatos de diversas provincias de Asia, canon XXXII", en Los siete concilios ecuménicos Vol XIV, ed. Philip Schaff & Henry Wace (Oxford: Benediction Classics, 2011), 238.


[2] Ibid, 238.


[3] Protopresbítero Anastasio K Gotsopoulos, "Sobre la oración común con los heterodoxos: Según los Santos Cánones de la Iglesia", traducido por Daniel Houlis, ed. Gregory Heers (Florencia: Uncut Mountain Press, 2022), 7.


[4] Ibid, 8.


[5] Ibid, 8.


[6]. San Paisios el Atonita, "Con dolor y amor por el hombre contemporáneo", en San Paisios el Atonita Vol. I, traducido por Cornelia A. Tsakiridou, Ph. D. & Maria Spanou, Ph. D. Ed. Fr. Peter Chamberas & Eleftheria Kaimkliotis (Tesalónica: Santa Hesychasterion Evangelist John the Theologian, 2019), 394.


[7] Ibid, 394.


[8] Metropolitano de Nafpaktos Hierotheos S. Vlachos, "St Gregory Palamas as a Hagiorite", traducido por Esther Williams (Levadia-Hellas: Birth of the Theotokos Monastery, 2000), 369.

[9] Ibid, 368.


[10] Ibid, 368.


[11] Hieromonje Isaac, "San Paisios del Monte Athos", trans. Hieromonje Alexis (Trader) Ph.D, y Fr. Peter Heers D.Th. ed. por Hieromonje Alexis (Trader) Ph.D, Fr. Evdokimos (Goranitis) & Philip Navarro (Chalkidiki: The Holy Monastery of Saint Arsenios the Cappadocian, 2016), 658.


[12] Ibid, 658.


 

Sobre el autor


El padre Mikhail Baleka (nacido como Matthew Baleka), desciende de inmigrantes del antiguo imperio ruso en lo que hoy es Ucrania. Su bisabuelo Mikhail Balyka (Baleka) era cosaco y dejó lo que hoy es Ucrania con su esposa Feodora en 1914. Fue ordenado sacerdote en los años 20 y sirvió fielmente a la Iglesia bajo el mando del metropolitano Platon en lo que entonces se conocía como la Iglesia Ortodoxa de los Cárpatos Americanos. El nieto del padre Mikhail, Vasil Baleka, fue educado en la fe ortodoxa, pero se escapó de casa por problemas familiares. Más tarde conoció a Alexandra Baleka y tuvo dos hijos con ella, Matthew (el padre Mikhail) y Maria, que en ese momento fueron criados como protestantes.


Mikhail Vasilievich se bautizó el 8 de febrero de 2020 junto a su esposa Anna Miroslavovna, tras un largo camino de búsqueda de Cristo. Se convirtieron del uniatismo (papistas de rito oriental) y se casaron el 10 de febrero del mismo año con el padre Vladimir Morin en la iglesia ortodoxa rusa de Cristo Salvador. Después Vasil volvió a su fe y Alexandra, junto con María y su marido Gio, se convirtieron a la fe. Mikhail comenzó sus estudios a distancia con el Seminario Ortodoxo de la Santísima Trinidad en el otoño de 2020.


El 10 de octubre de 2021 Mikhail fue nombrado Lector y Subdiácono por el Arzobispo Ireneo de la Iglesia Ortodoxa en América en nombre del Arzobispo Gabriel de Montreal y Canadá. El 21 de mayo de 2022 Mikhail fue ordenado al Diaconado por el Obispo Lucas en el Monasterio de la Santísima Trinidad en Jordanville NY, y al día siguiente Ilya Poloushin fue tonsurado como lector y el Padre Mikhail fue ordenado al sacerdocio por el Arzobispo Gabriel. Ese mismo día asistió al entierro del querido Metropolitano Hilarión. El padre Mijail es ahora el segundo sacerdote de la parroquia Cristo Salvador (Imagen no hecha con las manos). El padre Mikhail y su esposa Matushka Anna adoran la parroquia y están deseosos de servir a su comunidad.



202 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page