top of page

Francisco de Asís el Pseudo-Santo: Parte II, según el P. Serafín Rose

Introducción

Traducido por Daniel Trueba


El tema de Francisco de Asís ha sido una discusión constante entre los ecumenistas ortodoxos desde la década de 1970, si no más. Afirman que Francisco de Asís es un santo, a pesar de que era un papista fanático, que vivió después de que los latinos se apartaran de la ortodoxia hacia la herejía y el cisma. Francisco es alguien que practicó una espiritualidad romántica y emocional ajena a las genuinas tradiciones espirituales ortodoxas, tal como las enseñan los Santos Padres de la Iglesia Ortodoxa Oriental. Sin embargo, recientemente el tema se ha vuelto a presentar en YouTube y otras plataformas de medios sociales por varios clérigos ortodoxos que han estado promulgando el legado herético de Francisco de Asís como alguien que está a la par con los verdaderos santos cristianos ortodoxos.


Es por esta razón que estamos re-presentando el trabajo del venerable Padre, Hieromonje Serafín Rose y su obra el Curso de Supervivencia Ortodoxa. El Padre Serafín, cubrió en su Curso de Supervivencia Ortodoxa las herejías y delirios de Francisco de Asís a lo largo de su texto y estamos aquí para presentar lo que este santo contemporáneo de la ROCOR ha dicho sobre este pseudo-santo delirante.


- Subdiácono Nektarios, M.A.


 

Los Escritos del Beato Hieromonje Serafín Rose sobre el herético

Pseudo-Santo, Francisco de Asís


"Estos filósofos escolásticos son muy diferentes de los teólogos ortodoxos. El arte incluso de esa época, Giotto, si miras las pinturas de Giotto que se supone que es realmente primitivo, tan primitivo como se puede conseguir casi en Occidente, verás que los principios por los que pinta son totalmente ajenos a la ortodoxia, introduce... Pinta muchos cuadros de Francisco de Asís e introduce un elemento dramático, pintoresco y tierno que, por supuesto, una persona educada por los iconos mirará y dirá: "Esto no es serio; es una especie de arte popular o algo así, no es serio". ' Pero Giotto es un artista de la mejor tradición occidental, muy apreciado por su primitivismo y cercanía a la tradición bizantina y todo lo demás. Pero ya este sentimiento anecdótico y poco serio suyo le hace totalmente ajeno a los iconos ortodoxos. Y, por supuesto, lo mismo con los santos; ellos ya los "santos occidentales" que se llaman - son muy diferentes de los santos ortodoxos." [1]

Beato Serafín Rose de la Iglesia Rusa en el Extranjero

"Este es el concepto de santidad que se hace ahora diferente del concepto ortodoxo de santidad. Y el mejor ejemplo de esto está en la vida de Francisco de Asís. El hecho de que este hombre se hiciera tan popular, de hecho, tremendamente popular allí donde iba, la gente iba por ahí actuando como si el propio Cristo viniera a ellos; y le cantaban y acompañaban. Despertaba un gran entusiasmo, lo que demuestra que estaba muy en el espíritu de su tiempo. Pero si observamos su vida, vemos que es muy extraña desde el punto de vista ortodoxo; y podemos decir que no es en absoluto la vida ortodoxa de un santo. Por un lado, fundó una nueva forma de vida. Inventó la regla de la pobreza porque en la iglesia un día se estaba predicando el Evangelio sobre la pobreza, sobre que los Apóstoles no llevaban nada cuando predicaban, aunque después, por supuesto, los Apóstoles sí llevaban dinero y demás. La primera vez que salieron fueron de dos en dos a las ciudades predicando a los judíos y no se llevaron nada. Y él escuchó esto en la iglesia y se inspiró para inventar una nueva regla, una nueva forma de vida, una regla de pobreza basada en el Evangelio, como si no hubiera una tradición monástica antes de él, que sí la había. Y había muchos grandes santos en esta época. Por supuesto, él miraba a su alrededor, tal vez los monasterios estaban corruptos y demás, y quería algo diferente.


Pero hay algo ya sospechoso para pensar que va a hacer algo nuevo, una regla de vida totalmente nueva, basada no en los Santos Padres. Y si no le gustaban los recientes Padres latinos, podría haber vuelto a San Juan Casiano, a los Padres egipcios y demás, pero no lo hizo. En lugar de eso, se dirigió al Evangelio, como los protestantes. Fue y se inventó una regla de pobreza. Nada especial, por supuesto -los monjes son pobres-, pero hizo algo especial con ella, igual que más tarde veremos que los católicos hacen algo especial con la Madre de Dios como si fuera una especie de ser sobrenatural y demás. Y le dio a ella y a sí mismo y a sus seguidores nuevos nombres. Ahora ya no debían llamarse sólo monjes, eran los "Penitentes de Asís", o los "Juglares del Señor", se llamaban a sí mismos, yendo de un lado a otro cantando. Así que ya vemos que no son como los monjes y ascetas anteriores, sino algo nuevo, un nuevo espíritu que está muy de acuerdo con el espíritu de los tiempos." [2]


"Y un ejemplo muy típico de algo nuevo que no es en absoluto ortodoxo es lo que ocurrió una vez cuando estaba enfermo. Y una persona ortodoxa que no sea un monje tal vez podría comer carne durante una enfermedad o algo así. Si lo hiciera, se sentiría arrepentido por ello, pediría el perdón de Dios, y sentiría que 'no soy bueno de todos modos', y pediría que si Él lo hiciera, Dios lo perdonara. Pero no Francisco de Asís. En cambio, salió a predicar a la gente. Había una gran multitud, miles de personas como de costumbre, y él dijo: 'Deténganse. Quedaos todos aquí hasta que vuelva'. Y se dirigió a la iglesia cercana, y obligó a dos de sus discípulos a hacer todo lo que les decía por obediencia. Uno de ellos le echó ceniza en la cabeza, un cubo lleno de ceniza; el segundo le puso una soga al cuello y lo condujo ante la gente que estaba esperando para ver lo que iba a pasar. Y aquí viene Francisco de Asís conducido por una soga con cenizas en su negra cabeza, y los mira y dice: 'Ustedes me consideran un santo, pero yo comí carne cuando estaba enfermo'.


Con esto, está haciendo una exhibición pública de que 'realmente se supone que soy muy santo, y si cometí un error tengo que compensarlo para que sigan pensando que soy santo' Así que vemos que ya está representando un papel de hombre santo que debe aparecer ante la gente como puro, mientras que un hombre santo genuino que debe aparecer ante la gente como puro, mientras que un hombre santo genuino se arrepentiría, y es mejor si la gente piensa que es malo o malvado. [...] Y claro, la gente que ya tiene nuevas ideas sobre la santidad dice: "¡Oh, qué humilde es este hombre!". Y en realidad, hay una falsa humildad; esto no es humildad. Y de hecho, la clave de su santidad es el orgullo". [3]


"En su lecho de muerte, Francisco dice: 'He aquí que Dios me llama, y perdono a todos mis hermanos presentes y ausentes sus ofensas y su error, y les remito sus pecados en la medida en que esto está en mi poder'. Él no era sacerdote, por lo que incluso en ese sentido indirecto, no tenía ningún poder; es decir, tenía algún tipo de reconocer a sí mismo el poder de la santidad por el que puede remitir los pecados de la gente, lo cual es totalmente anti-ortodoxo. Y sus últimas palabras fueron: "He hecho lo que tenía que hacer. Vuelvo a Dios, que se apiade de ti' Es decir, 'Soy perfecto; lo he hecho, he terminado, estoy perfectamente justificado'.


De nuevo, típico de este tipo de santidad es un incidente en su vida cuando Cristo supuestamente se le apareció en la oración y le ofreció cualquier favor que pudiera desear. Ya esto es romance y todo cuento de hadas - tres deseos y demás. Pero esta clase de familiaridad de un santo con Dios es típica de la prelatura, del engaño espiritual. Y Francisco pidió, ya que estaba muy agobiado por su amor a los hombres, que se concediera una indulgencia plenaria a todos los que se confesaran y visitaran su capilla, en el centro de su Orden. Y Cristo accedió pero dijo que el Papa debía ratificarlo. El Papa lo hizo. Y desde ese día hasta hoy, el 2 de agosto, puedes obtener la indulgencia plenaria si vas a su capilla y te confiesas, lo que significa que no tendrás que sufrir las consecuencias temporales por tus pecados. Todo un nuevo sistema de indulgencias por supuesto es exacto ya en este siglo XIII; ya está ahí." [28].


Referencias


[1]. Padre Serafín Rose, Curso de Supervivencia Ortodoxa (Platina: Monasterio Ortodoxo de San Herman), 10.


[2]. Ibid, 26.


[3]. Ibid, 27-28.





39 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page