top of page

El velo de las mujeres Cristianas Ortodoxas según los Padres y en la historia de la Iglesia

Por el Subdiácono Nektarios, M.A., Traducido por Daniel Trueba


La tradición de que las mujeres cristianas ortodoxas lleven velo es y siempre ha sido parte de la Iglesia Ortodoxa Oriental. Esta tradición se puede encontrar en las Escrituras escritas por San Pablo, los Padres Patrísticos como San Juan Crisóstomo, y en la iconografía ortodoxa que exhibe lo que creemos teológicamente. El velo de las mujeres ortodoxas durante los servicios litúrgicos de la Iglesia es una de las primeras cosas que puede notar un visitante o un curioso al llegar a una parroquia ortodoxa.

Mujeres Ortodoxas Rusas con velo durante los servicios.

Desgraciadamente, por diversas razones, hoy en día hay muchas mujeres en la Iglesia que no siguen esta antigua y piadosa tradición cristiana ortodoxa. En primer lugar, muchas no lo saben simplemente porque nunca se les ha enseñado. Además, muchas han sido influenciadas negativamente por la cultura secular y los desafortunados efectos del modernismo que está invadiendo nuestras parroquias. El velo se considera a menudo opresivo, anticuado e incluso irrelevante para muchas feligresas que no han adquirido el fonema ortodoxo y no han establecido un ethos ortodoxo vivencial. Muchas de estas mujeres han sido influenciadas por el feminismo herético modernista, o peor aún, piensan que el velo es una práctica islámica opresiva que se ha colado en la tradición de la Iglesia.


Desgraciadamente, por diversas razones, hoy en día hay muchas mujeres en la Iglesia que no siguen esta antigua y piadosa tradición cristiana ortodoxa. En primer lugar, muchas no lo saben simplemente porque nunca se les ha enseñado. Además, muchas han sido influenciadas negativamente por la cultura secular y los desafortunados efectos del modernismo que está invadiendo nuestras parroquias. El velo se considera a menudo opresivo, anticuado e incluso irrelevante para muchas feligresas que no han adquirido el fonema ortodoxo y no han establecido un ethos ortodoxo vivencial. Muchas de estas mujeres han sido influenciadas por el feminismo herético modernista, o peor aún, piensan que el velo es una práctica islámica opresiva que se ha colado en la tradición de la Iglesia.


Para muchos clérigos, este tema conlleva una cierta sensibilidad. A menudo, los obispos y los sacerdotes evitan hablar del velo por miedo a enfadar u ofender a las mujeres de la parroquia o por temor a parecer misóginos por defender las tradiciones de la Iglesia. Sin embargo, este miedo y evasión por parte del clero está haciendo un flaco favor a las mujeres que asisten a los servicios divinos. ¿No es el deber del clero dar la catequesis adecuada, por muy incómoda que sea para la llamada "mujer moderna"?


Como se ha mencionado anteriormente, el velo de las mujeres ortodoxas tiene sus orígenes en los tiempos apostólicos, en los escritos patrísticos y en la iconografía de la Iglesia. Es una práctica buena y piadosa que todas las mujeres de la Santa Iglesia Ortodoxa adopten y abracen el velo como su "signo de autoridad sobre su cabeza" dado por Dios (1 Corintios 11:10). La jurisdicción específica tradicionalmente étnica en la que se encuentra una mujer es irrelevante. Podemos ver por primera vez los orígenes apostólicos y bíblicos de la cobertura de la cabeza de las mujeres en la primera epístola de San Pablo a los Corintios, capítulo 11. San Pablo escribe:

Sed seguidores de mí, como yo también lo soy de Cristo. Ahora os alabo, hermanos, porque os acordáis de mí en todo y guardáis las ordenanzas, tal como os las entregué. Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios. Todo hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta, deshonra su cabeza. Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza, pues es como si estuviera afeitada. Porque si la mujer no está cubierta, que también sea trasquilada; pero si es una vergüenza para la mujer estar trasquilada o rapada, que se cubra [...] Por esta razón la mujer debe tener poder sobre su cabeza a causa de los ángeles. Sin embargo, ni el hombre está sin la mujer, ni la mujer sin el hombre, en el Señor. [1]

Los comentarios bíblicos de San Juan Crisóstomo, Patriarca de Constantinopla del siglo V y autor de nuestra Divina Liturgia, nos dan una explicación muy profunda y clara de lo que quiere decir San Pablo cuando manda que las mujeres tengan la cabeza cubierta. San Juan Crisóstomo escribe

Pero a la mujer [San Pablo] le ordena estar siempre cubierta. Por eso, habiendo dicho también: 'Toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza', no se detuvo sólo en este punto, sino que procedió a decir también: 'pues es una y la misma cosa que si estuviera afeitada'. Pero si estar afeitada es siempre deshonroso, es evidente también que estar descubierta es siempre un reproche. Y ni siquiera se contentó con esto, sino que añadió de nuevo, diciendo: "La mujer debe tener una señal de autoridad en la cabeza, a causa de los ángeles". Quiere decir que no sólo en el momento de la oración, sino también continuamente, debe estar cubierta [...] 'Si la mujer no está velada, que también esté rapada; pero si es una vergüenza para una mujer estar rapada o afeitada, que esté velada'. Así pues, al principio simplemente exige que la cabeza no esté descubierta; pero a medida que avanza, da a entender tanto la continuidad de la regla, diciendo: "pues es lo mismo que si estuviera afeitada", como el cumplimiento de la misma con todo cuidado y diligencia. Porque no dijo simplemente cubierta, sino 'cubierta' [οὐδὲ γὰρ καλύπτεσθαι, ἀλλα κατακαλύπτεσθαι]. Significando que sea cuidadosamente envuelta por todos los lados.Y reduciéndolo a un absurdo, apela a su vergüenza, diciendo a modo de severa reprimenda: 'pero si no está cubierta, que también sea trasquilada'. Como si hubiera dicho: 'Si desechas la cubierta señalada por la ley de Dios, desecha también la señalada por la naturaleza'". [2]

Como podemos ver en el comentario de San Juan Crisóstomo, se esperaba de todas las mujeres que se cubrieran no sólo durante los periodos litúrgicos de oración, sino en todo momento, pues éste era su honor y signo de autoridad dado por nuestro Señor. San Agustín de Hipona, el célebre jerarca norteafricano del siglo V, afirma en la Carta CCXLV [245] a Possidus que "los que pertenecen al mundo tienen que considerar también cómo pueden complacer en estas cosas a sus esposas si son maridos, a sus maridos si son esposas; con esta limitación, que no es conveniente ni siquiera en las mujeres casadas descubrirse el pelo, ya que el apóstol manda a las mujeres mantener la cabeza cubierta." [3]


Lo que es común entre estos santos y muchos otros es que cuando se habla de que las mujeres se cubran la cabeza, no es sólo en referencia a su vida litúrgica en la Iglesia, sino en todos los aspectos de la vida cotidiana. En otro ejemplo, la Didascalia Apostolorum, un documento poco conocido pero antiguo sobre el orden eclesiástico, "compuesto originalmente en griego c. 230 en el norte de Siria", escribe el estudioso Gabriel Radle, "posiblemente por un obispo, alude a algunas de las mismas preocupaciones sobre la exposición del cuerpo de las mujeres, incluida la cabeza". El autor de la Didascalia Apostolorum amonesta a las mujeres para que no vistan su cabello "con el peinado de una ramera", sino que las instruye: "cuando andes por la calle cúbrete la cabeza con tu túnica para que tu gran belleza quede oculta por tu velo." [4] Durante estos tiempos antiguos, los santos llamaban a las mujeres a adherirse a la tradición apostólica y a cubrirse con un velo mientras iban por la vida cotidiana; ¿cuánto más esperarían que las mujeres se cubrieran absolutamente la cabeza en presencia de Cristo durante la Divina Liturgia, cuando el sacerdote llama al Espíritu Santo y provoca el cambio a los Santos Dones que nos dan la vida eterna?


El velo de las mujeres cristianas ortodoxas también puede verse en las oraciones de la Iglesia. En lo que se llama "euchologion (εὐχολόγιον), o euchología", escribe Radle, "el libro de oraciones que utilizan los obispos y sacerdotes para las liturgias públicas y las bendiciones privadas" se puede encontrar una oración llamada "atar la cabeza [el pelo] de una mujer". [5] Estos manuscritos (véase la figura 1) con esta oración concreta aparecen en varias euchologías que abarcan desde la Constantinopla del siglo VIII hasta la Palestina del siglo XI. La oración de la atadura del cabello de una mujer dice:

Εὐχὴ εἰς τὸ ἀναδήσασθαι γυναῖκα:
Ὁ θεὸς ὁ ἐν προφήταις λαλήσας καὶ προκηρύξας τὸν φωτισμὸν τῆς γνώσεώς σου ἔσεσθαι ἐπ᾽ἐσχάτων γενεῶν πᾶσιν τοῖς ἔθνεσιν, ὁ μὴ θέλων τινὰ τῶν ἐκ τῶν χειρῶν σου πεπλασμένων ἀνθρώπων ἄμοιρον τῆς σωτηρίας, ὁ διὰ τοῦ σκεύους τῆς ἐκλογῆς σου Παύλου τοῦ ἀποστόλου ἐντειλάμενος πάντα εἰς δοξολογίαν ποιεῖν ἡμᾶς τὴν σήν, καὶ νόμους ἐκθέμενος δι᾽ αὐτοῦ τοῖς ἀνδράσιν τοῖς ἐν πίστει πολιτευσαμένοις ὁμοίως δὲ καὶ ταῖς γυναιξίν, ἵνα οἱ μὲν ἄνδρες ἀκατακαλύπτως τὴν κεφαλὴν προσφέρωσίν σοι αἶνον καὶ δόξαν τῷ ἁγίῳ ὀνόματί σου, αἱ δὲ τῇ πίστει σου καθωπλισμέναι γυναῖκες κατακεκαλυμμέναι τὴν κεφαλὴν μετὰ αἴδους καὶ σωφροσύνης κοσμῶσιν ἑαυτὰς ἐν ἔργοις ἀγαθοῖς, καὶ ὕμνους καὶ προσευχὰς προσάγωσιν τῇ δόξῃ σου- αὐτός, δέσποτα τῶν ἁπάντων, εὐλόγησον τὴν δούλην σου ταύτην καὶ κόσμησον τὴν αὐτῆς κεφαλὴν κόσμον τὸν ἐν σοὶ εὐάρεστον καὶ ἐράσμιον, εὐσχημοσύνην τε καὶ τιμὴν καὶ εὐπρέπειαν, ὅπως κατὰ τὰς ἐντολάς σου πολιτευσαμένη καὶ τὰ μέλη πρὸς σωφρονισμὸν παιδαγωγοῦσα, τύχῃ τῶν αἰωνίων σου ἀγαθῶν σὺν τῇ ἀναδηνούσῃ αὐτήν. Ἐν Χριστῷ Ἰησοῦ τῷ Κυρίῳ ἡμῶν μεθ᾽ οὗ σοὶ δόξα σὺν τῷ παναγίῳ καὶ ἀγαθῷ καὶ ζωοποιῷ σου πνεύματι νῦν καὶ ἀεί.
Figura 1: Ciudad del Vaticano, Biblioteca Apostólica Vaticana, MS Barberini gr. 336, fol. 252r.
Oración para atar (la cabeza de) una mujer:
"Oh Dios, que has hablado por medio de los profetas y has proclamado que en las últimas generaciones la luz de tu conocimiento será para todas las naciones, tú que deseas que ningún ser humano creado por tus manos quede sin salvación, tú que por medio del apóstol Pablo, tu instrumento elegido, nos ordenaste hacer todo para tu gloria y por medio de él instituiste leyes para los hombres y mujeres que viven en la fe, a saber, que los hombres ofrezcan alabanzas y gloria a tu santo nombre con la cabeza descubierta, mientras que las mujeres, plenamente armadas en tu fe, cubriendo la cabeza, se adornen con buenas obras y lleven himnos y oraciones a tu gloria con modestia y sobriedad; tú, oh dueño de todas las cosas, bendice a esta tu sierva y adorna su cabeza con un ornamento aceptable y agradable para ti, con gracia, así como con honor y decoro, para que conduciéndose según tus mandamientos y educando los miembros (de su cuerpo) hacia el autocontrol, alcance tus beneficios eternos junto con el que la ata (la cabeza). En Jesucristo, nuestro Señor, a quien pertenece la gloria junto con el santísimo, bueno y vivificante Espíritu, ahora y siempre (y hasta los siglos de los siglos)". [6]

Sobre este rito, Gabriel Radle dice: "Las pruebas manuscritas no proporcionan ninguna indicación sobre los detalles de la realización de este rito, como la ocasión y la circunstancia a la que está destinado. Los manuscritos se limitan a incluir el título y el texto de la oración (εὐχή). Esta convención es típica entre los primeros sacramentarios de Oriente y Occidente. Este libro de servicios estaba destinado principalmente a proporcionar a un obispo o sacerdote las palabras que debía pronunciar durante un servicio religioso, lo que nos deja con la hipótesis de los aspectos rituales que dan por sentado los escribas y usuarios de estos libros. Aunque ningún erudito ha intentado un estudio detallado del rito, los pocos que se han fijado en él han propuesto diferentes teorías sobre su origen y significado" [7]. Aunque no sepamos exactamente cuándo y cómo se utilizaba esta oración, al leerla con una mente ortodoxa y dentro del contexto de la Iglesia ortodoxa podemos ver claramente que el velo de las mujeres se bendecía en un contexto litúrgico.


Además de los diversos exámenes bíblicos, patrísticos e históricos presentados anteriormente, miremos también la iconografía cristiana ortodoxa y veamos lo que la Iglesia enseña sobre el velo de las mujeres cristianas ortodoxas. Los iconos son ventanas a nuestra teología y representan a los santos que están en el trono de Dios y a los que estamos llamados a imitar. Como se puede citar al padre Peter Heers una y otra vez, "¡seguimos a los santos!". Si observamos casi cualquier icono de una santa, veremos que la santa casi siempre lleva algún tipo de velo, corona, o ambos, como en los ejemplos de Santa Tamara de Georgia y otras justas monarcas femeninas. Obsérvese que en el primer icono (véase la figura 2) todas estas santas llevan la cabeza cubierta. En el icono de la Sinaxis de las Santas (véase la figura 3), también se observa que todas llevan la cabeza cubierta, a excepción de unas pocas, como Santa María de Egipto, cuyas ropas se desintegraron durante su periodo extremo de ascetismo y arrepentimiento en el desierto, donde sólo tenía el manto de San Zósimo.

Figura 2: Icono de la Theotokos y otras santas

Figura 3: Sinaxis de santas, icono pintado a mano, Iglesia Ortodoxa de San Hermano de Alaska, Virginia.

La última pregunta para las mujeres Cristianas Ortodoxas que lean esto es: ¿qué nos dicen los monasterios? Al fin y al cabo, nuestros santos monjes son los que tradicionalmente han mantenido la verdadera fe ortodoxa en todo momento a lo largo de la historia de la Iglesia, incluso cuando las tormentas arreciaban tanto dentro de la Iglesia como desde fuera. La opinión de la mayoría de los monasterios es que las mujeres deben llevar velo durante las visitas. Si esta norma la enseñan nuestros santos monjes, ¿no debería trasladarse a nuestra vida parroquial?

Figura 4: Uno de los múltiples carteles del Monasterio de la Santísima Trinidad sobre el código de vestimenta de hombres y mujeres

La página web del Monasterio de la Santísima Trinidad de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exterior estipula que "nadie que lleve pantalones cortos o vaya vestido de forma inmodesta debe entrar en el recinto del monasterio. Se ruega a las mujeres que deseen entrar en la iglesia que lleven la cabeza cubierta y una falda o vestido". El Monasterio de la Santísima Trinidad también mantiene varios carteles alrededor de la propiedad como un buen recordatorio para los fieles (véase la figura 4). [8] El Monasterio de San Antonio en Florencia, Arizona, fundado por Geronda Efraín de Philotheou y Arizona, estipula que "Se ruega a las mujeres que lleven camisas de manga larga y holgadas que cubran totalmente el pecho hasta el cuello; faldas (o vestidos) largos sin aberturas profundas; pañuelos que cubran la cabeza y se enrollen bajo la barbilla y alrededor del cuello, de modo que éste también quede cubierto. Por favor, absténgase de usar lápiz de labios cuando venere iconos y reciba la Sagrada Comunión". [9] El monasterio ortodoxo griego de San Nektarios, en Nueva York, estipula que "las mujeres deben llevar faldas largas, blusas de manga larga y cubrirse la cabeza con un pañuelo." [10] El Monasterio Ortodoxo Griego de San Juan el Precursor, en el estado de Washington, estipula que "Los invitados deben ir vestidos modestamente: [...] las mujeres con mangas largas, faldas largas y la cabeza cubierta." [11]


Es nuestro deber como cristianos ortodoxos seguir obedientemente lo que nos ha dado la Santa Tradición. San Pablo escribe a la Iglesia de Tesalónica: "Por lo tanto, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que se os han enseñado, ya sea por palabra o por nuestra epístola." [12] Sin duda, la tradición que se nos ha dado es la de que las mujeres cristianas ortodoxas se cubran con el velo en la iglesia. Esta práctica agradable a Dios no sólo está en las propias Escrituras, sino también en el testimonio patrístico de los Padres de la Iglesia y en el registro histórico de la Iglesia a lo largo de su existencia. San Pablo, los Padres de la Iglesia y las santas con su ejemplo no nos exhortaron a aferrarnos a tradiciones, conceptos, ideologías o políticas anticristianas y modernistas en relación con el velo de las mujeres en la Iglesia Ortodoxa. Es hora de que las mujeres cristianas ortodoxas de todo el mundo recojan el manto de la Santa Tradición y abracen esta práctica piadosa para su salvación y la de las mujeres de la próxima generación. Que el ejemplo de nuestra Santísima Theotokos y la Siempre Virgen María y de todas las santas sea el abanderado de todas las mujeres de la Iglesia de hoy.




Referencias



[1]. 1 Corintios 11:1-6, 10-11, RV


[2]. San Juan Crisóstomo, "San Crisóstomo: Homilías sobre las Epístolas de San Pablo a los Corintios: Homilía XXVI", Nicene & Post Nicene Fathers (Peabody: Hendrickson Publications, 1990), 149.


[3]. San Agustín de Hipona, "Carta CCXLV", Nicene & Post-Nicene Fathers (Peabody: Hendrickson Publications, 1990), 588.


[4]. Gabriel Radle, "The Veiling of Women in Byzantium: Liturgia, pelo e identidad en un rito de paso medieval", Speculum 94, no 4. (octubre 2019):17.


[5]. Ibid, 3.


[6]. Ibid, 5-6.


[7]. Ibid, 6.


[8]. "Visitor Info", Holy Trinity Monastery Russian Orthodox Monastery, consultado el 23 de agosto de 2022, https://jordanville.org/visitorinfo


[9]. "Guía del visitante diario: Qué llevar", Monasterio Ortodoxo Griego de San Antonio, consultado el 23 de agosto de 2022, https://stanthonysmonastery.org/pages/day-visitors.


[10]. "Horario de visitas y código de vestimenta", Monasterio Ortodoxo Griego de San Nektarios, consultado el 23 de agosto de 2022, https://www.stnektariosmonastery.org/en/visitingho...


[11]. "Información para visitantes: En el terreno", Monasterio Ortodoxo de San Juan el Precursor, consultado el 23 de agosto de 2022, https://stjohnmonastery.org/visitor-information


[12]. 2 Tesalonicenses 2:15, RV




69 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page