top of page

El Altar Sagrado no es una guardería: Reverenciando al Santo de los Santos

Actualizado: 14 nov 2022

Por el subdiácono Nektarios, M.A. & Traducido por Daniel Trueba


 

La mayoría de los cristianos ortodoxos, en un domingo cualquiera, están acostumbrados a ver a los feligreses entrar en la Iglesia para la Divina Liturgia, y a los que tienen hijos varones pequeños enviar casualmente a sus hijos al santo altar para que ayuden a "servir" la Liturgia, a menudo sin ni siquiera la bendición del sacerdote, para que los padres puedan observarlos desde la distancia mientras los niños ayudan a llevar las velas durante la Pequeña Entrada, la Lectura del Evangelio y procesan en grandeza durante la Gran Entrada con todo el clero antes de la consagración de los santos dones.

La realidad mística de la Divina Liturgia

Algunos padres piensan que es "derecho" de sus hijos servir en el altar, mientras que otros padres bien intencionados creen que sus hijos se beneficiarán de servir en el altar y los sacerdotes pueden estar demasiado asustados para decir que no. Pero la mayoría de las veces los padres permiten que sus hijos sirvan sin entender realmente a qué están enviando a sus hijos. A sabiendas o sin saberlo, con intención o sin ella, tratan el Santo de los Santos como una guardería litúrgica, en la que esos sacerdotes, diáconos, subdiáconos y lectores se convierten en responsables de vigilar a los niños en lugar de centrarse en su objetivo principal de la Liturgia: la oración. Servir en el Santo de los Santos no es algo a lo que nadie tenga derecho y no es una tarea que deba emprenderse sin la debida preparación y comprensión del reino celestial al que se entra. Con demasiada frecuencia, los padres envían a sus hijos al altar, como algo que hacer para mantenerlos ocupados durante los servicios litúrgicos más largos, sin explicarles cuál es su verdadero propósito y la seriedad con la que deben tomar su presencia en el santo altar y, por desgracia, el clero, con frecuencia, es culpable de no explicárselo a ellos ni a los padres. A menudo se permite a los niños el acceso completo sin cumplir con ninguna de las presuposiciones, la preparación adecuada o una explicación completa de lo que están haciendo. Estos niños entran en el altar pensando que es un lugar ordinario donde pueden charlar con sus amigos, reírse, bromear, jugar con las velas, jugar con la cera que se derrite, juguetear constantemente con el censor, y pararse irreverentemente en el altar durante los Servicios Divinos. Esto también se ve reforzado, por desgracia, por clérigos irreverentes que hablan innecesariamente durante la liturgia.


Ser capaz de servir en el altar durante los servicios divinos es algo para lo que hay que prepararse constantemente. Esta preparación comienza en casa a través de una vida de oración consistente. Si no hay una vida de oración consistente en el hogar entre los miembros de la familia, esto se trasladará a la irreverencia en el santo altar. ¿Cómo van a aprender las personas, especialmente los niños pequeños, la reverencia por las cosas santas si no son primero reverentes en sus rincones de iconos en casa durante su propio tiempo de oración familiar?


Sin embargo, la primera pregunta que hay que hacerse es la siguiente: ¿está permitido o es necesario que los niños y los laicos en general sirvan en el santo altar? Para ello debemos acudir a los cánones de la Iglesia.

Canon LXIX
No está permitido que un laico entre en el santuario (Altar Sagrado, Gk.), aunque, de acuerdo con cierta tradición antigua, no se le prohíbe de ninguna manera al poder y autoridad imperial cuando desea ofrecer sus dones al Creador. [1]

De la lectura de este antiguo canon se desprende que no está bendecido por la Iglesia que haya laicos en el altar. Esta es la razón por la que muchas de las órdenes clericales menores de la Iglesia, como los subdiáconos y los lectores, fueron bendecidas. El altar sagrado está consagrado a los que están en las Órdenes Sagradas. Es por esta razón que este canon prohíbe a todos los laicos entrar en él, excepto sólo a aquella persona que es el Emperador o el Rey (durante el período bizantino); y se le exceptúa no como laico, sino como alguien que tiene poder y autoridad y como alguien ungido por el Señor, a quien se le ha permitido entrar en él, de acuerdo con una tradición muy antigua, siempre que desee ofrecer dones a Dios su Creador y participar de los Santos Misterios.

Lectores y subdiáconos, clérigos menores, ordenados para el servicio en el altar.

Zeger Bernhard van Espen, un historiador eclesiástico y comentarista del volumen de los Padres de la Iglesia Nicena y Post-Nicena afirma que "en la Iglesia Latina (pre-cisma) así como en la griega durante muchos siglos fue la costumbre constante, ratificada por varios concilios, que los laicos deben ser excluidos del santuario y del lugar señalado para los sacerdotes que están celebrando los misterios divinos, es tan notorio como para no necesitar pruebas, y el presente canon muestra que entre los griegos (ortodoxos) los laicos no fueron admitidos en el sacrarium [latín: Altar] ni siquiera para hacer ofrendas. " [2] Toda persona que entra en el santo altar debe entrar con un propósito. No está permitido que cualquier varón entre en el altar, sino que tienen un propósito específico para estar allí y servir, y "las mujeres no pueden ir al altar" en absoluto, según el canon XLIV (49) del Concilio de Laodicea. [3] Los santos cánones y la tradición de la Iglesia enseñan que no hay bendición para que los laicos entren en el Santo de los Santos.

Sin embargo, debido a que la mayoría de las jurisdicciones y sus obispos han abandonado la tradición de ordenar a los clérigos menores (Lectores y Subdiáconos) para el servicio, en el Santo Altar las parroquias y el clero local se encuentran escasos de personal y con la necesidad de utilizar la economia y permitir a los laicos servir. Esto, sin embargo, nos lleva a la siguiente pregunta que los padres y el clero deben hacerse: ¿es necesario y bendito tener un ejército de jóvenes monaguillos adolescentes para dirigir la Liturgia? ¿O se debe utilizar sólo el número mínimo de monaguillos que sea absolutamente necesario para dirigir la Liturgia de una manera orante y eficiente? Si se considera necesario utilizar a los laicos, y en particular a los más jóvenes, los padres y el clero deben reconocer la seriedad de servir en el altar durante los servicios divinos. Para ello, podemos recurrir a las oraciones litúrgicas de la Iglesia y a las vidas y enseñanzas de los santos. Incluso antes de entrar en la propia Iglesia miramos las oraciones de entrada para descubrir que la Iglesia no es un lugar ordinario. La oración de entrada a la Iglesia dice:

Entraré en tu casa en la multitud de tu misericordia: y en tu temor adoraré hacia tu santo templo. Guíame, Señor, en tu justicia a causa de mis enemigos; endereza tu camino ante mí, para que con mente clara pueda glorificarte por siempre, un solo poder divino adorado en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén. [4]

En la oración de entrada del sacerdote, cuando está ante Dios y sus puertas reales antes de entrar en el altar sagrado, reza

Oh, Señor, extiende tu mano desde tu santa morada en lo alto y fortaléceme para este servicio tuyo, para que, de pie y sin ser condenado ante tu temible trono, pueda ofrecer el sacrificio incruento. Porque tuyo es el poder y la gloria por los siglos de los siglos. Amén. [5]

¿Cuál es la realidad mística que tiene lugar durante estos santos servicios, especialmente la Divina Liturgia, que la convierten en un lugar tan extraordinario y literalmente el cielo en la tierra? Hieromonje Gregorios, Geronda (Anciano) de la Celda de San Juan el Teólogo, Monasterio de Koutloumousiou, Monte Athos en su libro La Divina Liturgia: Comentarios a la luz de los Padres explica la Divina Liturgia diciendo:


En la Encarnación de Cristo, el misterio del Dios trino se reveló al hombre. Dado que los ritos de la Divina Liturgia son una iniciación sacramental en la Encarnación del Señor, es necesario que la Santísima Trinidad resplandezca y sea proclamada desde el principio de la liturgia" [...] es la presencia real de Cristo la que se celebra en la Divina Liturgia. A lo largo de la Liturgia, Cristo "aparece en los Misterios mismos" [...] Por su Encarnación, Cristo abrió la puerta del Reino, y por medio de la Divina Liturgia atravesamos esa puerta. En la Divina Liturgia, tenemos un anticipo de las cosas buenas del Reino, porque la Divina Liturgia es el Banquete del Reino y los que participan en ella son transportados por la muerte "de un Banquete a otro Banquete, de lo que todavía está velado a lo que ya está revelado". Los que participan en la Liturgia viajan hacia el Reino que empieza a revelarse. [6]


En otra historia, un santo Staretz (anciano ruso) entra en gran detalle y describe la realidad mística muy real que ocurre durante la Divina Liturgia en una visión dada a un monje complaciente diciendo:


Una vez, en cierto monasterio ruso, según cuenta Staretz Sampson, durante la Divina Liturgia, un monje recordó que le habían dicho que barriera muy bien la entrada del Katholikon del Monasterio. Pensó que podría hacerlo ahora, ya que esta parte de la Divina Liturgia no es tan importante". Por lo tanto, el monje tomó la escoba y comenzó a barrer. Rezaba la Oración de Jesús en silencio y de forma noética, y de vez en cuando, miraba lo que se servía. No habían pasado ni cinco minutos cuando se volvió a mirar hacia arriba para ver que las cúpulas de la Iglesia (como las de Rusia) se abrían de repente y la Iglesia Triunfante aparecía con toda su majestuosidad ante él. [...] En el centro, había una Santa Mesa tan grande como el cielo. Frente a ella, tres Arciprestes estaban de rodillas. [...] Una multitud de Sacerdotes y Diáconos la rodeaban. A la derecha y a la izquierda había coros angélicos de una belleza indescriptible y resplandeciente.


Había una gloria y una luz inefables. Además, los miles de melodías inconcebibles que fluían como la miel de los Comandantes celestiales que estaban presentes lo llenaron de bendición y alegría divina. Se estaba sirviendo un culto divino celestial. Sin embargo, se servía de una manera extraña, que se asemejaba a la Divina Liturgia en la tierra. Era servido por Santos Jerarcas, como San Basilio el Grande, San Gregorio el Teólogo y San Juan Crisóstomo [...] San Atanasio el Grande, San Focio el Grande y San Gregorio Palamas [...] San Nicolás, San Espiridón y San Nectario. Sin embargo, allí, en la celestial Iglesia Triunfante de Jerusalén, arriba, recibieron la Santa Comunión. Vio que participaban, de manera incesante, de la gloria y de la Luz trina increada, de la "ambrosía" de la bienaventuranza divina, del Cáliz de los Misterios inefables de Dios. [7]


En el libro, Orthodox House of Worship, del Metropolitano Augustinos (Kantiotes) de Florina, al hablar de servir en el santo altar dice


El Santo Altar es un lugar imponente. Sólo el clero debe entrar en él, e incluso ellos sólo después de prepararse espiritualmente. No se permite la entrada a las mujeres, ni siquiera a los hombres, excepto a los lectores y custodios. En la época del Imperio Bizantino, incluso los reyes y emperadores se situaban fuera del Santo Altar, en la parte principal de la iglesia, en un lugar llamado la soleá. Sólo entraban en la zona del altar en determinados días sagrados prescritos. Llevaban velas y el incensario, y al censar escoltaban al Patriarca durante la gran entrada, igual que lo hacen hoy los niños pequeños (monaguillos). ¿Dónde están los grandes y poderosos de hoy para llevar velas para escoltar a los personajes santos y honrar al Rey de todos, nuestro Señor Jesucristo?


Los sacerdotes, a los que Dios habilita para liturgiar en el Santo Altar, tienen que ser muy cuidadosos. El Altar debe brillar por su limpieza. Todo debe estar en su sitio. No se debe permitir que cualquiera entre en él. Sólo se debe permitir la entrada a dos o tres muchachos que se distingan por su piedad, para que se pongan las túnicas especiales de los Monaguillos, para ayudar en la Divina Liturgia. Ay de aquellos clérigos y laicos que tienen poca consideración por el Santo Altar, que entran y salen de él como si fuera su casa. [8]


Cuando participamos en la Divina Liturgia, estamos participando simultáneamente en la Liturgia que ocurre en el cielo. Estamos rodeados de los Santos, de los Querubines y Serafines, y de Cristo mismo. San Nectario de Egina, en su homilía Sobre nuestro deber para con el santo altar, escribe: "Nuestro deber para con el santo altar es la santificación del altar; y santificamos el altar, en primer lugar, si le ofrecemos, como sacrificio de vida, santo y agradable a Dios, nuestro culto racional, y en segundo lugar, si, viniendo a participar del cuerpo divino y de la sangre de nuestro Salvador, de la sangre derramada en él para nuestra salvación, tenemos plena conciencia de que venimos dignamente, porque cualquier otra ofrenda y acercamiento indigno es considerado como desprecio de lo divino y profanación del altar; el Señor castiga a los que vienen indignamente. " [9]


Los Santos Padres de la Iglesia nos enseñan una y otra vez que el santo altar es literalmente la experiencia del cielo en la tierra, nuestra experiencia personal de la encarnación del Hijo de Dios, Cristo nuestro Salvador. Estas realidades místicas, muy reales, tienen que estar en la mente de todos los que se atreven a pisar el Santo de los Santos o que se atreven a enviar a sus hijos al Santo de los Santos, con la bendición del obispo o del sacerdote a través de su ejercicio de discernimiento de la economia.


Ahora que hemos descrito exactamente la importancia de servir en el altar y que hemos examinado las realidades místicas que tienen lugar en él, tenemos que examinar cómo uno debe comportarse mientras sirve o, en el caso de los padres cuyos hijos están sirviendo, tienen que ser plenamente conscientes de lo que se espera de sus hijos e inculcarles la extrema responsabilidad de la preparación y la conducta reverente mientras están en el altar.


Uno de los primeros y más importantes actos de conducta que deben mantener todos los que están en el altar es el de la reverencia silenciosa, pues están ante el trono de la Santísima Trinidad. San Serafín de Sarov dice: "Nunca, Dios no lo permita, por causa de alguien o de algo, converses en el altar, si no es haciendo signos silenciosos de acuerdo o negación, siendo el altar el lugar donde el Señor mismo y sus Hostias están presentes. No permitas que nadie lo haga, aunque sea necesario sufrir por ello. El Señor mismo está presente aquí, y todos los Querubines y Serafines y todas las Huestes de Dios están temblando ante Él'. Porque, ¿quién se atreverá a hablar ante el rostro de Dios?". [10]El Padre Felipe (Balingit), decano de las misiones en Filipinas y recién graduado del Seminario de la Santísima Trinidad, Escuela de Teología en Jordanville, Nueva York, dijo lo siguiente durante una conferencia catequética que amplió el tema del silencio reverente antes de la Divina Liturgia y dice que "si hablo con ustedes antes de hablar [de la oración] con Dios, entonces duden de mi sacerdocio". [11]

"Vladyka Juan no permitía que se dijera ninguna palabra en el altar, es decir, cero conversación". - Su Gracia + el Obispo Lucas de Siracusa.

Además, San Juan de Shanghai y San Francisco era famoso por su prohibición total de hablar dentro del altar y sólo utilizaba ligeros gestos con las manos para transmitir cualquier mensaje que necesitara. Su Gracia el Obispo Lucas de Siracusa relata una historia de San Juan de San Francisco en la que dice: "Vladyka Juan no permitía que se hablara en el altar, en otras palabras, cero conversación". [12] Como puede verse con este somero examen de los santos cánones, de los textos litúrgicos de la Iglesia, de los escritos y dichos de los santos, así como de nuestros Padres de la Iglesia contemporáneos, servir en el Santo de los Santos es algo que no debe tomarse a la ligera por ninguna persona que se atreva a entrar. Los padres cuyos hijos han sido bendecidos para hacerlo por el clero local, en un acto de economia, a la luz de los santos cánones, deben inculcar a sus hijos la verdadera realidad mística que tiene lugar durante estos Servicios Divinos y si los padres deben hacerlo, ¿cuánto más el clero? Que estos textos sean un recordatorio constante para todos los que tenemos la bendición de servir en el altar sagrado, de que estamos realmente con los Querubines y Serafines adorando ante el trono de Dios.

 

Referencias


[1]. Concilio de Trullo, "Canons of the Council in Trullo: Often Called the Quinisext Council, Canon LXIX" en The Seven Ecumenical Councils, Volume 14, ed. Philip Schaff & Henry Wace (Peabody: Hendrickson Publications, 1999, 369). Philip Schaff & Henry Wace (Peabody: Hendrickson Publications, 1999), 369.


[2]. Zeger Bernhard van Espen, "Commentary on the Canons of the Council in Trullo: Often Called the Quinisext Council, Canon LXIX" en The Seven Ecumenical Councils, Volume 14, ed. Philip Schaff & Henry Wace, 1999, 369. Philip Schaff & Henry Wace (Peabody: Hendrickson Publications, 1999), 369.


[3]. Sínodo de Laodicea, "Cánones del Sínodo celebrado en la ciudad de Laodicea, en Frigia Pacatiana, Canon XLIV", en The Seven Ecumenical Councils, Volume 14, ed. Philip Schaff & Henry Wace. Philip Schaff & Henry Wace (Peabody: Hendrickson Publications, 1999), 153.


[4]. Archidiócesis Cristiana Ortodoxa de Antioquía de Norteamérica. A Pocket Prayer Book for Orthodox Christians. Englewood: Antiochian Orthodox Christian Archdiocese, 2000.


[5]. Prensa del Monasterio de San Tikhon. "Oraciones de entrada". Hieratikon: Libro de Liturgia para Sacerdotes y Diáconos, Volumen II, editado por Hieromonje Herman (Majkrzak) y Vitaly Permiakov. Canaán del Sur: St Tikhon's Monastery Press, 2017.

[6]. Hieromonje Gregorios. La Divina Liturgia: Un comentario a la luz de los Padres (Columbia: Newrome Press, 2000), 106-107.


[7]. Protopresbítero Stephanos K. Anagnostopoulos, Experiencias durante la Divina Liturgia (El Pireo: G. Gelbesis Publications, 2010), 454-455.


[8]. Augoustinos N. Kantiotes, La casa de culto ortodoxa, trans. P. Asterios Gerostergios (Belmont: Institute for Byzantine and Modern Greek Studies, 1994), 133.


[9].Marcha Ortodoxa: Asociación Ortodoxa de Griegos Ciegos. "Sobre nuestro deber hacia el Santo Altar". Consultado el 20 de octubre de 2022. https://www.orp.gr/wordpress/?p=25919


[10]. Padre Diácono Joseph Sirko, fotógrafo. "San Serafín de Sarov al hablar en el Altar" Fotografía. Jordanville, Nueva York. Del Monasterio de la Santísima Trinidad, Jordanville, Nueva York, consultado el 28 de noviembre de 2022.


[11]. Iglesia Ortodoxa de San Herman de Alaska. "Sobre la Divina Liturgia. Hieromonje Felipe Balingit". YouTube, 1 de agosto de 2020. https://youtu.be/WYrCnx03iSk?t=3077


[12]. Su Gracia + el Obispo Lucas de Siracusa: Conferencia de prensa de la montaña sin cortes 2022. "El ethos de los monásticos rusos del Monasterio de la Santísima Trinidad, Jordanville, NY. Minuto 0:4:00" OrthodoxEthos.com, 30 de octubre de 2022. https://www.orthodoxethos.com/oe-video-library

15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page